Cómo crear tu propia sesión de aromaterapia

Autor: Comentar
Comparte este artículo
El uso de aromas con fines terapéuticos es un tratamiento natural que aporta numerosos beneficios gracias a sus propiedades analgésicas, astringentes, antisépticas, sedantes y diuréticas. La aromaterapia consiste en el empleo de aceites esenciales para ayudar a paliar malestares gastrointestinales, dolores menstruales, problemas de la piel y circulatorios e infecciones respiratorias, entre otros.

Pero sobre todo ofrece un gran bienestar psicológico por las acciones estimulantes, refrescantes, revitalizadoras, purificadoras o sedantes, además de otras muchas, que poseen los distintos aceites utilizados en esta disciplina cada vez más popular y valorada (en algunos países como Francia y el Reino Unido forma parte del sistema sanitario oficial).

Afortunadamente, podemos establecer una agradable rutina de aromaterapia sin ser necesario acudir a un carísimo spa, en nuestra propia casa y con total comodidad. Lo primero que debemos hacer es elegir el espacio donde queremos realizarla, ya sea un baño relajante en la bañera o una habitación aislada del ruido y las interrupciones donde podamos dejarnos invadir por los aromas elegidos.

El método más sencillo y utilizado es la preparación de baños aromáticos. Para disfrutar de él,  sólo tienes que llenar la bañera de agua tibia (el agua caliente hace que los aceites se evaporen casi al instante) y escoger una selección de aceites a tu gusto, vertiendo únicamente entre 6 y 8 gotas en el agua. Para una mayor relajación, te recomendamos ambientar el baño con velas y música con sonidos de la naturaleza.

 

Otro método consiste en la inhalación de los aceites esenciales, ya sea añadiendo una pequeña cantidad de éstos a un recipiente lleno de agua caliente a modo de baño de vapor, para aliviar problemas respiratorios y resfriados y como tratamiento de belleza para la piel del rostro.

Si preferimos la acción desestresante que proporciona un buen masaje, previamente deberemos diluir una pequeña cantidad de los aceites deseados en otras lociones naturales como el aceite de germen de trigo o de almendras dulces (se recomienda que la proporción sea de un 2% de los primeros frente al 10% de los segundos).

Entre los aceites esenciales más utilizados para la aromaterapia se encuentran el de Bergamota (estimulante y revitalizador); Ciprés (purificador, vigorizante); Lavanda (relajante, purificante); Geranio (alivia los dolores menstruales); Jengibre (favorece la circulación); Limón (refrescante, alivia el estrés); Menta (alivia los problemas respiratorios); Sándalo (relajante y afrodisíaco); Ylang-ylang (calma la ansiedad, vigorizante); y Pomelo (sedante); entre otros.

Aquellas personas que sufran problemas de asma o alergias deberían consultar a su médico antes de comenzar a realizar cualquier tratamiento de aromaterapia, ya que la inhalación de ciertos vapores o el contacto de algunas sustancias con la piel podría ser perjudicial para su salud.

Fuente Imágenes ThinkStock.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Belleza, Featured, Salud


0 Comentarios Enviar un comentario