5 pasos para autobroncearse

Autor: 1
Comparte este artículo
A estas alturas del año el calor empieza a apretar y las prendas se empiezan a reducir. Todas sabemos que a llegado el momento de lucir palmito a pesar de los estragos que la falta de sol ha causado en nuestra piel. No nos desesperemos, ese tono cetrino tiene fácil solución: el autobronceador. Ya no es necesario invertir largas horas en la playa o la piscina –con los riesgos que ello implica-  para lograr un tono saludable y bonito, basta un autobronceador de calidad y cinco minutos para aparentar haber viajado al Caribe en pleno mes de Abril.

Esos cinco minutos debemos emplearlos en varios pasos muy importantes a la hora de evitar efectos no deseados como manchas o coloraciones anaranjadas bastante delatoras.

1- En primer lugar, elige el autobronceador que más se adapte a tu tono de piel normal entre la amplia gama que existe. Después de casi 30 años de su lanzamiento al mercado existen infinidad de productos con características específicas: Cremas hidratantes con efecto autobronceador, reafirmantes, especiales para cara o para piernas, sprays, geles e incluso toallitas de un sólo uso.

2- Cuando te hayas hecho con tu autobronceador ideal debes exfoliar tu piel. Nunca te apliques el producto sin haberlo hecho, puesto que es imprescindible eliminar las células muertas antes para que la piel quede completamente limpia y uniforme, evitando de este modo las rugosidades y permitiendo que el producto penetre de forma uniforme.

3- Una vez eliminadas las células muertas aplica una crema hidratante que aporte tersura y flexibilidad a tu piel. Los autobronceadores tienden a resecarla, provocando las indeseables manchas. Antes de pasar al siguiente paso espera unos minutos a que se haya absorbido por completo la loción hidratante.

4- Debes tener paciencia y algo de tiempo para aplicar el producto sin prisas y minuciosamente. Unos minutos de menos pueden significar manga larga y cuello cisne durante unos días. Lo más importante a la hora de la aplicación es la uniformidad, las zonas más problemáticas son: los codos, las rodillas y la espalda. Las dos primeras, por su rugosidad, tienden a acumular mucha cantidad de producto; y la espalda por que resulta de difícil acceso. Otro punto importante: no te olvides de los lugares que no se ven a simple vista como las orejas, el cuello o las axilas.

5- Cuando hayas terminado lávate rápidamente con agua caliente las manos y las uñas, puesto que en ellas se acumula mucha cantidad de producto. Después, no te vistas, te maquilles o cruces las piernas hasta pasada media hora. Y, por supuesto, no te duches hasta transcurridas por lo menos tres horas. Es en ese momento cuando empezará a aparecer el tono veraniego.

Si una vez aparecido el color te parece demasiado claro, puedes volver al paso 4. Y si lo que quieres es prolongar su efecto, aplícalo con asiduidad- cada 3 o 4 días- para que no desaparezca.  Por definición, el bronceado suele durar entre 3 y 7 días, hasta que se eliminan las células superficiales de la piel sobre las que se ha usado el producto.

Por:

Categorías: Belleza


1 Comentarios Enviar un comentario


  • avatar
    1313

    ke ta rika la mina de la foto…..
    1313