>Cosasdemujer

Inteligencia emocional: cómo aplicarla en el trabajo

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Durante los últimos años existe una nueva corriente que comienza a ser muy valorada en el ámbito laboral en nuestro país. Se trata de la llamada Inteligencia Emocional, que es aquella que nos ayuda a comprender y expresar nuestras propias emociones, así como las de los demás.

Hace algún tiempo era la extensión y calidad del currículum lo que imperaba a la hora de valorar a un empleado. Sin embargo, las grandes multinacionales norteamericanas hablan desde hace años de este concepto, normalmente aplicado a relaciones personales.

Ahora el término inteligencia emocional llega al campo laboral, con el apoyo de grandes empresas como Motorola, Arthur Andersen, Boeing, Ford, General Motors o 3M. Para ellas la productividad del trabajador está estrechamente relacionada con su estado de ánimo, por lo cual han incluido en sus jornadas espacios para el descanso, como salas de meditación o servicios de masajes gratis.

Ventajas de la Inteligencia Emocional en el trabajo

En España aún se está gestando el principio de todo esto. Los servicios en el terreno laboral todavía son muy precarios, pues nuestras empresas no suelen contar con algunos ya considerados fundamentales en otros países, como las guarderías dentro del lugar de trabajo. Por no hablar de la terrible crisis económica que nos sitúa en un porcentaje de paro superior al 25%.

Afortunadamente, nuevas y fructíferas ideas nos están llegando desde el otro lado del Atlántico. La Inteligencia Emocional aplicada al entorno profesional es una de las que están teniendo más éxito y ofrecen un mayor número de ventajas al trabajador.

Los últimos estudios aseguran que escalar posiciones en la empresa depende más de la voluntad y grado de Inteligencia Emocional de los trabajadores que de su experiencia. Y ésta está ligada al compromiso personal, a la satisfacción y a la productividad.

Poseer estas cualidades nos aporta grandes ventajas, como la facilidad para establecer relaciones sanas y fuertes con el resto de compañeros. Esto, a su vez, nos ayuda a entender el trabajo de cada uno de ellos, así como a comprenderlos en situaciones de estrés.

Por estos motivos es tan valorada la Inteligencia Emocional en los líderes de las empresas, pues sólo ellos saben optimizar al máximo el rendimiento de sus empleados. De esta forma, también son capaces de reducir el absentismo laboral.

Además, un líder con una Inteligencia Emocional fuerte sabe contratar a los candidatos más eficaces y adecuados para sus cargos, así como adaptarse a los cambios que tengan lugar en el negocio y gestionar el crecimiento del mismo.

Cómo aplicar la inteligencia emocional en el trabajo

Una vez vistas las ventajas que nos ofrece poseer una Inteligencia Emocional sana y firme, podemos analizar algunas técnicas para aplicarla en el trabajo.

-La primera de ellas, y quizá la más importante, es aprender a reconocer tus propias emociones. Debes averiguar cuáles de ellas son las que más te afectan, positiva o negativamente, en el desempeño de tu trabajo. Estudia tus reacciones frente a cada una de ellas, comprobando si te provocan estrés, tristeza, frustración…

-Una parte fundamental de la Inteligencia Emocional es saber captar los sentimientos de los demás, para lo cual es clave saber escuchar con atención. Si es necesario, haz preguntas para no tener ninguna duda sobre sus palabras; de esta forma obtendrás toda la información posible sobre el funcionamiento de la empresa. No olvides atender también al lenguaje corporal de tus compañeros, pues las expresiones faciales y corporales nos dicen mucho sobre el interlocutor.

-Asimismo, es importante que digas lo que piensas sobre los temas relevantes, siempre desde un punto de vista respetuoso y con vistas a mejorar la calidad de tu trabajo. La aportación de buenas ideas es muy valorada en el mundo laboral. No tengas miedo de equivocarte o proponer una mala idea; quien no arriesga no gana. Debes liberar tu creatividad.

-Sin embargo, debes limitar tus reacciones ante los problemas que vayan surgiendo, evitando el dramatismo y el pesimismo extremo. Otro punto imprescindible es agradecer a tus compañeros el trabajo bien hecho, lo que te ayudará a trabajar en grupo. En este caso evita aislarte, así como pretender mandar ante los demás.

-Todo esto tiene sentido si pensamos en que el trabajo cumple una función clave en la vida de las personas, afectando no sólo a su economía, sino también a su autoestima y autoconfianza. Por tanto vemos cómo los sentimientos están presentes también en este aspecto.

-Por ello es importante que trabajes día a día por lograr una Inteligencia Emocional fuerte en tu lugar de trabajo; con paciencia y esfuerzo seguro lo conseguirás.

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: Featured, Trabajo


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies propias y de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar