Urticaria crónica, luchando contra viento y marea

Autor: Comentar
Comparte este artículo

La manifestación súbita y repentina de habones, ronchas, inflamación y enrojecimiento de la piel de tamaño diverso acompañadas de prurito son algunas de las señales más características de la conocida como urticaria crónica. Te contamos los tratamientos que tienes a tu disposición para aliviar sus síntomas.

Urticaria crónica, luchando contra viento y marea

Síntomas de la Urticaria crónica

Esta afección dermatológica, producida por la liberación de la histamina, se presenta en un porcentaje elevado de los casos como etiología idiopática, es decir, que se desconoce su causa, además de que por su sintomatología afecta gravemente a la calidad de vida de los que la padecen. Tales síntomas cursan durante más de seis semanas, pudiendo desaparecer o aparecer los habones a intervalos a lo largo del día.

Uno de sus síntomas más destacados es el prurito o picor que se manifiesta con especial intensidad y a menudo se describe como inaguantable. Junto a esto último se añade la formación de habones o ronchas que pueden ser de pocos milímetros o ir aumentando de tamaño. Tales síntomas se manifiestan de manera repentina y sin avisar, por lo que el dolor o ardor en las zonas afectadas tenderán a obstaculizar nuestras actividades diarias.



Lógicamente, ese picor tan intenso en nuestro cuerpo es capaz de generar estrés, así como un impacto emocional y psicológico, que podría conducir a un estado de ansiedad y depresión. Sus síntomas influirán de manera determinante en nuestro grado de concentración y rendimiento, afectándonos en el ámbito laboral y el estudio. Al mismo tiempo se producen trastornos del sueño, así como su consiguiente fatiga e irritabilidad. Es tal el nivel de influencia, que la urticaria llega a generar frustración y desesperación.

Tratamientos para la urticaria crónica

Los tratamientos de esta afección dermatológica dependen de los síntomas, la historia clínica del paciente o la exploración física. En líneas generales, se podría decir que los tratamientos farmacológicos pasan por los antihistamínicos. También pueden incluirse antidepresivos tricíclicos por su efecto antihistamínico, fototerapia en urticarias crónicas idiopáticas, dermografismo, así como antihistamínicos sedantes por las noches.

Tratamientos para la urticaria crónica

Los tratamientos no farmacológicos pasan por evitar determinados aditivos, alimentos, situaciones de estrés o, incluso, temperaturas que pueden agravar los síntomas.

En el vídeo que os exponemos en este mismo artículo, facilitado por Novartis, se cuenta la historia de Oriol, que afectado por la urticaria se vio con serias dificultades para desenvolverse en su trabajo. No obstante, con el tiempo encontró el tratamiento adecuado y ahora puede caminar con paso seguro y tener control sobre su cuerpo.

Síntomas de la Urticaria crónica

Su caso es un ejemplo de esperanza para todas las personas que padecen esta afección dermatológica y que queríamos compartir con todos vosotros para recordaros que no todo está perdido. Hay luz al final de túnel.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Salud


0 Comentarios Enviar un comentario