>Cosasdemujer

Riesgos de la vida sedentaria y cómo evitarlos

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Actualmente los avances tecnológicos nos hacen la vida mucho más sencilla, pero también más sedentaria. Esto supone un problema si tenemos en cuenta los graves riesgos que la vida sedentaria puede provocar en nuestro organismo; desde sobrepeso hasta importantes afecciones cardiovasculares.

Riesgos de la vida sedentaria

Qué es la vida sedentaria

Hablamos de vida sedentaria cuando no cumplimos los 30 minutos diarios mínimos de actividad física recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Según ésta, al menos un 60% de la población mundial no hace nada de ejercicio, lo que aumenta considerablemente el riesgo de padecer diferentes enfermedades.

Riesgos de la vida sedentaria

Este peligroso sedentarismo provoca que nuestro aparato cardiovascular sea cada vez más débil, lo que suele desembocar en problemas como obesidad, diabetes, cáncer o enfermedades del corazón. Además, puede provocar insomnio, ya que el cuerpo no siente la necesidad de descansar si no se mueve.

La falta de actividad también causa envejecimiento prematuro, pues hace que los músculos pierdan fuerza, elasticidad y firmeza. Lo mismo ocurre con los huesos, con lo que se agrava el riesgo de sufrir artritis y osteoporosis.

Por estos motivos, debemos hacer un esfuerzo por modificar nuestros hábitos de vida y vencer la pereza para no tener una vida sedentaria. Al principio será duro, pero los muchos beneficios que encontraremos sin duda compensarán el trabajo. De hecho, podemos llegar a disminuir en un 50% el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Riesgos de la vida sedentaria

Cómo evitar los riesgos de la vida sedentaria

Si quieres evitar los riesgos de la vida sedentaria, 30 minutos diarios es el tiempo mínimo recomendado para realizar ejercicio, ya sea de forma continuada o alternada. Para ello, es ideal comenzar con actividades físicas suaves.

Por ejemplo, podemos empezar caminando media hora cada día, ya que se trata de un ejercicio muy sano, fácil y recomendable. También lo es patinar o montar en bicicleta, ya sea clásica o estática. Si tenemos poco tiempo, podemos optar por subir y bajar las escaleras en vez de coger el ascensor, ir andando (a ser posible) al trabajo o dar paseos más largos a nuestra mascota.

Por otra parte, en lugar de hacer planes sedentarios como ir a cenar o al cine, es buena idea buscar otras opciones. Por ejemplo, hacer excursiones y pasear, conocer nuevos rincones, fundirse con la naturaleza… Esto, además de ayudarnos a fortalecer el cuerpo, nos ayuda a eliminar estrés.

Si lo que pretendemos para evitar la vida sedentaria es realizar ejercicio desde nuestra propia casa, lo ideal es seleccionar unos ejercicios básicos y realizarlos de forma rutinaria. Podemos incluir abdominales, flexiones, sentadillas… Las tareas del hogar también suponen un ejercicio muy completo. Realizarlas habitualmente nos será útil tanto para mantener la casa limpia y ordenada como para mover el cuerpo.

Según cuáles sean nuestras necesidades y propósitos, iremos aumentando nuestro entrenamiento. Lo más importante es tener la fuerza de voluntad suficiente para cambiar nuestro estilo de vida y mantener esta actitud. Nuestro cuerpo nos agradecerá sin duda que evitemos la vida sedentaria.

Por:

Categorías: Salud


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies propias y de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar