>Cosasdemujer

Productos naturales y saludables derivados del coco

Autor: Comentar
Comparte este artículo

El coco es una fruta deliciosa, antibacteriano natural y fuente de minerales como el magnesio, potasio y ácido fólico. Normalmente lo incorporamos a nuestros postres en forma de coco rallado que compramos en el supermercado, pero es probable que estos productos hayan pasado por diferentes procesos que hacen que se pierda la esencia de la fruta.

Productos naturales y saludables derivados del coco

De hecho, puedes sacar provecho del coco tú mismo, eligiendo en el supermercado un coco entero fresco. Para ello solo debes agitarlo y verificar si se escucha el agua en su interior, ya que de lo contrario el coco está seco y lleva mucho tiempo almacenado.

Luego en casa puedes abrir un orificio en el coco, en uno de los tres ojos que posee para extraer su agua. La parte más difícil es romperlo, pero puedes emplear un martillo o calentarlo directamente en la estufa hasta que se rompa. Allí es cuando podrás extraer su pulpa, y conservarla en agua, cambiándola diariamente hasta por tres días.

¿Pero, qué hacer con esto?

Es por ello que en esta oportunidad compartiremos 8 productos derivados del coco, para que aproveches al máximo los beneficios que te ofrece esta fruta de forma natural, sin atravesar por tantos procesos industriales. Cada uno tiene un uso diferente, así que lo ideal es que combines los que más se adapten a tu estilo de vida.

1. Agua de coco

El agua de coco es una bebida isotónica por naturaleza, con gran cantidad de electrolitos, por lo que muchas veces se emplea como suero o para rehidratar el organismo después de un episodio de náuseas o diarrea.

Mientras más pura sea el agua, mayor serán sus propiedades, por lo que se recomienda ingerir el agua de coco directamente extraída de la fruta y envasada correctamente.

2. Leche de coco

La leche de coco es un gran sustituto de la leche de vaca, ya que es muy deliciosa a la hora de elaborar batidos, smoothies, helados o postres. Además de hidratarte, su textura espesa es deliciosa e incluso da un toque muy exótico en la preparación de salsas.

Para obtener leche de coco tan solo debes mezclar el agua de coco con la pulpa fresca y muchas personas la endulzan con vainilla o edulcorantes. Una vez que elaboras leche de coco natural, puede permanecer en tu refrigerador de 7 a 10 días.

3. Coco deshidratado

El coco deshidratado también es muy fácil de hacer y te permitirá tener un snack saludable y delicioso para comer cuando y donde quieras. Tan solo debes cortar la pulpa en láminas finas y deshidratarlas en el horno a muy baja temperatura durante algunas horas.

Esta es la mejor forma de disfrutar de sus beneficios durante mucho más tiempo, porque si lo conservas en un recipiente seco y cerrado puede durar incluso meses. Además, a través del coco deshidratado disfrutas de todos sus nutrientes de forma concentrada y puedes llevar este bocadillo contigo al trabajo o al gimnasio.

4. Aceite de coco

Con la pulpa del coco puedes elaborar aceite de coco, además de ser antiinflamatorio y un potente antibacteriano por naturaleza es usado por muchas mujeres como tratamiento capilar contra la caspa, la resequedad, las puntas abiertas, además, es excelente opción para mantener la piel protegida ya que mantiene la elastina y el colágeno.

También es posible emplearlo en la repostería, pero es importante que lo consumas de forma ocasional y en muy pequeñas cantidades ya que tiene un 90% de grasas saturadas.

Utilízalo si quieres darle aroma a una determinada receta, pero evita emplearlo para freír o cocinar a muy altas temperaturas, aun cuando este aceite sea muy estable para dicho proceso.

5. Manteca de coco

Si eres de los que adoran añadir mantequilla a sus preparaciones, debes saber que un excelente sustituto es la manteca de coco.  Cuando mueles la pulpa del coco junto con su aceite, obtienes una manteca de excelente sabor, especialmente para untar al pan o mezclar con alimentos dulces. Su principal ventaja es que puedes gozar de la fibra que contiene este alimento.

6. Coco rallado

Probablemente se trate de uno de los derivados del coco más conocidos y accesibles. Pero puedes hacerlo desde casa rallando la pulpa del coco y conservándola en tu nevera. Si la mantienes en un recipiente hermético puede durar 5 meses y si la congelas, hasta un año.

7. Harina de coco

La harina de coco también es muy versátil, porque puedes utilizarla como un complemento de la harina de trigo en la repostería o incluso incorporarla a mueslis, yogures o batidos en el desayuno. Es una excelente forma de aportar a la dieta de tus niños los beneficios del coco, su aporte de fibra y aminoácidos esenciales, sin la necesidad de utilizar alimentos procesados.

8. Coco fresco

Finalmente, el coco fresco es una excelente forma de consumir esta fruta, incorporándola en ensaladas, postres, yogures o batidos. Lo importante es comerlo de forma inmediata para que no pierda su frescura e hidratación.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Dietas


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies propias y de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar