Pezón invertido: ¿Qué es? ¿Puede operarse?

Autor: Comentar
Comparte este artículo

El pezón invertido también se conoce como pezón umbilicado. Se trata de una patología que es bastante frecuente en las mujeres, aunque también se puede dar en algunos hombres. Esta patología puede afectar a una mama o a las dos y básicamente se produce cuando los conductos del pezón (los que permiten el paso de la leche) son más cortos de lo habitual.

Pezón invertido: ¿Qué es? ¿Puede operarse?

Al tratarse de un conducto más corto lo que provoca es que los pezones se retraigan. Físicamente tiene la apariencia de que el pezón se encuentra hacia dentro como puedes ver en estas pezón invertido fotos.

En Wellness Kliniek Barcelona puedes encontrar solución a este problema que causa problemas de autoestima a muchas mujeres que lo padecen.

¿Cómo es la operación?

Los pezones invertidos se pueden corregir a través de la cirugía. Se trata de una operación de lo más sencilla para la que únicamente es necesario llevar a cabo una pequeña incisión en la parte inferior de la areola. Debido al pequeño tamaño con el que cuenta esta incisión es prácticamente invisible, por lo que no tendrás que preocuparte después del tratamiento.

Esta operación puedes llevarla a cabo por dos razones, por imagen o por salud. En el caso de que el problema tenga que ver con una patología hay otros tratamientos que se pueden llevar a cabo. De todos modos, se trata de tratamientos menos invasivos y pueden ofrecer técnicas de masaje o de rutinas de ejercicio de Hoffman.

El propósito de estas rutinas es la de estirar los pezones con los movimientos adecuados para que pueda cambiar la dirección. Estas técnicas no ofrecen siempre los resultados deseados, por lo que si lo que buscas es un resultado definitivo tendrás que recurrir a la cirugía. Esta puede contar con una duración que va desde los 30 minutos hasta los 60 y no requiere de hospitalización.

¿Cómo es la recuperación de la cirugía?

Habitualmente se utiliza anestesia local, aunque el paciente podría pedir anestesia general si así se siente más tranquilo.

El proceso de recuperación es de lo más rápido debido a lo poco invasiva que resulta la operación. Gracias a esto se puede volver de forma inmediata a la vida laboral y se puede hacer vida normal sin ningún problema. Lo único que se recomienda es no practicar ninguna actividad física hasta que hayan pasado 10 días después de la cirugía.

Más allá de limitar la actividad física no se requiere en ningún caso de reposo absoluto. Podrás salir a la calle, pasear y disfrutar de una vida normal de la misma forma que hacías antes de la operación, no tendrás que preocuparte por nada.

Por lo demás, gracias a este tratamiento podrás recuperar la autoestima que habías perdido con tus pezones. Por otro lado, también podrás utilizar los pezones con normalidad para otras actividades naturales como amamantar. Una solución de lo más sencilla para un problema que causa muchos complejos, pero que se puede solventar de esta forma.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Salud


0 Comentarios Enviar un comentario