¿Cuándo se debe pedir ayuda a un psicólogo?

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Es muy común en el ser humano resistirse a pedir ayuda cuando la necesita; por ello solemos esperar a que nuestra situación sea extrema para acudir a la consulta de un psicólogo. Pero esto no debería ser así, por eso vamos a tratar de aclarar cuándo se debe pedir ayuda a un psicólogo.

cuándo se debe pedir ayuda a un psicólogo

Síntomas para saber si debemos visitar al psicólogo

Lo cierto es que no existe una norma fija que nos indique cuándo debemos dar este paso, pero sí se recomienda visitar al psicólogo cuando notemos alguno de estos síntomas:

• Tristeza extrema. Debemos aprender a distinguir entre pequeños altibajos emocionales y tristeza profunda. En este último caso los pensamientos negativos dominarían nuestra mente, haciendo que no veamos solución a los problemas ni confiemos en un futuro mejor.

• Perdemos la ilusión por la vida. Creemos que las cosas siempre nos van a ir mal, por lo que tomamos la muerte como un descanso. Para nosotros no tendría sentido seguir luchando por nuestros sueños, porque ya no tendríamos esperanza de ser felices.

• Adicciones dañinas. Es común que este sentimiento de desolación nos haga tratar de consolarnos con drogas, alcohol, juego… y otras muchas adicciones que pueden llevarnos a perder todo lo que tenemos. En una situación así tendremos que poner remedio cuanto antes, ya que estaríamos empeorando el problema y es conveniente acudir al psicólogo cuanto antes para que nos ayude.

• Somatizamos. La gran mayoría de la gente somatiza sus desequilibrios psicológicos a través de ataques de ansiedad, dolores, pérdida del apetito, insomnio… Es una importante señal que nos indica que necesitamos la ayuda de un psicólogo.

cuándo se debe pedir ayuda a un psicólogo

• Ira y agresividad. Muchos problemas psíquicos nos hacen adoptar posturas extremas entre las que se encuentra la agresividad. Sentirnos mal con nosotros mismos desemboca en un fuerte sentimiento de ira hacia nosotros y hacia los demás que difícilmente podemos controlar.

• Comportamiento obsesivo. Ésta es una señal inequívoca de que necesitamos ayuda. Este comportamiento puede manifestarse de múltiples maneras: desde la obsesión por la muerte, pasando por la obsesión por la limpieza o por el aspecto físico. En todo caso, se trata de una actitud insana y si lo padeces es una buena idea pedir ayuda al psicólogo.

• Miedo a la vida. El miedo extremo nos impide disfrutar no sólo de nuevas experiencias, sino que nos dificulta las tareas cotidianas. Por ejemplo, podemos sentir miedo al exterior, a la oscuridad, al agua, a los sitios cerrados… Estos problemas necesitan tratamiento médico para superarse.

• Pérdida del control emocional. Los desequilibrios psicológicos nos llevan a perder totalmente el control sobre las emociones propias. Podemos pasar fácilmente de la alegría a la tristeza, de la risa al llanto o del optimismo a la desesperación. Estos altibajos afectan negativamente a todos los aspectos de nuestra vida.

• Sentimiento de culpa o de amenaza. Es posible que nos sintamos incomprendidos, y esto nos puede hacer creer que todo el mundo está en nuestra contra. Así, nos sentimos amenazados y solos.

Básicamente todo se reduce a que no debemos sentir miedo a pedir ayuda cuando la necesitamos. No se trata de debilidad, sino de fortaleza. Éste es el primer paso para lograr ser felices, por eso si tienes alguno de estos síntomas no dudes en pedir ayuda a un psicólogo.

Fuente Imagen 1 por Sebastian Anthony

Fuente Imagen 2 por Irina Patrascu

Por:
Etiquetas:
Categorías: Salud


0 Comentarios Enviar un comentario