Comunicación Familiar

Autor: 2
Comparte este artículo
Comunicación Familiar

“Llevo cuatro días sin ver a mis padres y vivo en la misma casa”, así reconoce Javier de la Cuadra, un joven madrileño de 21 años, que estudia en la Facultad de Farmacia, y trabaja por las tardes. Apenas ve a sus padres porque cuando llega de trabajar ellos están dormidos. Por las mañanas se va temprano y los fines de semana sale con sus amigos. La comunicación familiar no funciona. La comunicación familiar no existe.

Decía Pedro Almodovar en una de sus mejores películas, incluso de las mejores que puede haber en una filmoteca, “Hable con ella”. Algo tan fácil como hablar, es la base de una relación, de una familia, de la amistad, y por supuesto de una relación. Por tanto, para llevar a cabo una buena relación familiar deberemos aplicar este principio a rajatabla.

Los niños se hacen mayores y ya no son el centro de atención en casa; se encierran en su habitación para estudiar, escuchar música, etc. o salen por ahí con sus amigos…, y esto unido al trepidante ritmo de vida de los padres (especialmente si trabajan los dos), los problemas económicos, familiares o sentimentales que atraviese la pareja, nos convirtamos en auténticos desconocidos.

Todos tenemos múltiples obligaciones, tanto padres como hijos, y en ocasiones incompatibilidad de horarios, por eso quizás debamos organizarnos y llegar entre todos a un acuerdo, reservando un hueco los fines de semana u otros períodos de descanso para el dialogo familiar.

Es importante fijar un horario y cumplirlo, como si se tratase de una cita con los amigos, y si se dispone de poco tiempo pensar que vale más hablar 20-30 minutos que nada. Lo importante es fomentar el diálogo, por ejemplo si ha habido algún acontecimiento durante la semana cada uno puede explicar sus vivencias u opiniones, o hablar de nuestros proyectos o aficiones, este último tema suele ser el favorito de los niños.

Nunca caigas en el error de aprovechar este momento para interpelar a tus hijos, podrían sentirse incómodos y dependiendo de su edad podrían sentir que se trata de un interrogatorio, así que lo mejor será evitar todas esas preguntas que puedan ser contestadas con algún monosílabo, lo realmente importante es que todos se sientan cómodos y tengan la oportunidad de hablar y ser escuchados, y de poder expresar sus sentimientos y todo aquello que les ha pasado últimamente, como por ejemplo sus planes de fin de semana.

Se debería poder hablar de cualquier tema con total libertad, ya sean deportes, dinero o sexo, no importa, lo realmente es que todos puedan opinar y que sus opiniones sean respetadas por todos. Y si tenemos que hacer alguna crítica (como algo que nos molesta), ya sea a nuestra pareja o a los niños, lo mejor será hacerlo con buenas palabras y una amplia sonrisa. Fomenta el diálogo, habla con tus hijos, con tu pareja. La comunicación es la base de todo, también del bienestar.

Por:

Categorías: General


2 Comentarios Enviar un comentario


  • avatar
    Rosa Dayrene

    me parece interesante pero deberian incluir cosas de mas interes pare los jovenes de hoy

  • avatar
    Comunicacion fliar

    Excelente artículo. Muchas veces las familias no se saben comunicar, terminan discutiendo, juzgandose y se deteriora la comunicacion. Lo importante es comunicarse sabiamente, conociendo a la otra persona, sus deseos, fortalezas y debilidades. En mi blog escribi sobre eso, aprendamos sobre quienes nos rodean y la comunicacion familiar va a ser mucho mejor.