Colágeno: todo lo que debes saber

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Con el paso del tiempo nuestra piel pierde firmeza y elasticidad, dando lugar a la aparición de arrugas y a una mayor debilidad de los músculos. Esto ocurre como consecuencia de la pérdida de colágeno en nuestro organismo, una sustancia natural clave para el bienestar de nuestra piel.

colágeno

¿Qué es el colágeno?

Se trata de una proteína localizada entre la epidermis y los músculos, cuya función principal es mantener la firmeza de la piel y de la musculatura. Es la proteína más abundante de nuestro cuerpo, y está constituida por cadenas de aminoácidos que aportan resistencia y flexibilidad a los tejidos del organismo.

Además, es una sustancia fundamental para la fuerza de los huesos, ligamentos, tendones y cartílagos. Asimismo, influye en el bienestar de los vasos sanguíneos, las córneas, las encías, los dientes y el cuero cabelludo.

El porcentaje de esta proteína sufre un importante deterioro con el paso del tiempo, que comienza a ser notable a partir de los treinta años. Ya a partir de los cuarenta, producimos la mitad de colágeno que en la adolescencia, provocando el envejecimiento de la piel y una gran pérdida de flexibilidad en los tejidos.

colágeno

La disminución de volumen en labios, párpados y pómulos es uno de los efectos más molestos de la disminución de colágeno en el organismo, algo que el mundo de la cosmética ha aprovechado para lanzar un sinfín de productos compuestos por esta sustancia.

Por tanto, la mayoría de los tratamientos y productos dermatológicos contienen colágeno, pues son de sobra conocidos los innumerables beneficios que aporta sobre la piel. Cremas, mascarillas, geles, jabones… son muchas las posibilidades que nos ofrece hoy en día el mercado para luchar contra la edad.

Se dice que deben aplicarse desde los veinticinco años, para evitar así un envejecimiento prematuro. Sin embargo, hay una gran diversidad de opinión respecto a esta teoría, ya que otros expertos opinan que utilizar estos productos a tan temprana edad puede provocar que la piel se acostumbre demasiado rápido a la aplicación exterior del colágeno y el organismo reduzca así su creación natural.

¿Para qué sirve el colágeno?

Una de las grandes cualidades del colágeno es que es compatible con todo tipo de pieles, aunque en el mercado encontramos productos adaptados a todas las características: piel grasa, sensible, seca… esta proteína natural tiene total compatibilidad con las células cutáneas.

colágeno beneficios para la piel

Su finalidad principal es renovar los tejidos y reforzar la capacidad de hidratación y retención de agua dentro de las células. Todo este proceso tiene un efecto visible sobre la epidermis, evitando así la aparición excesiva de arrugas.

Pero el colágeno no sólo es usado con funciones estéticas, sino que es comúnmente utilizado en varios tipos de cirugía. Por ejemplo, sirve de gran ayuda en casos de reconstrucción de huesos, destacando su labor en el campo odontológico y ortopédico.

Es primordial no sólo el uso de cosméticos con este compuesto, sino que también debemos producir el colágeno desde el interior del organismo. Esto podemos hacerlo gracias al consumo de alimentos ricos en esta proteína. Entre ellos encontramos el pescado, el pollo, la soja, las carnes rojas y la gelatina sin azúcar.

La vitamina C también es muy influyente en la formación del colágeno, por lo que debemos introducirla en nuestra dieta. Los cítricos, kiwis,  tomates y distintas clases de verdura son muy ricos en esta vitamina.

colágeno para la piel

Y es que no sólo debemos centrarnos en los beneficios del colágeno en el rostro, sino que también debemos tener en cuenta sus otras funciones. Por ejemplo, ayuda a mantener la piel pegada a los músculos, evitando la flaccidez del cuerpo, especialmente en abdomen, brazos y piernas.

Además contribuye a cicatrizar las heridas, y gracias a que favorece la elasticidad, ayuda al cuerpo a recuperarse después de hacer ejercicio. Fortalece huesos, articulaciones y uñas, y disminuye el dolor en casos de gota, inflamación, rigidez, artritis y osteoartritis.

Fuente Imagen 1 por Yuri Hahhalev

Fuente Imagen 2 por Yuri Hahhalev

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Belleza, Featured


0 Comentarios Enviar un comentario