>Cosasdemujer

Propiedades de la levadura de cerveza

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

La levadura de cerveza es un alimento que, a pesar de obtenerse durante el proceso de elaboración de esta bebida, no contiene alcohol. Este producto natural está dotado de una infinidad de propiedades beneficiosas para el organismo que lo convierten en un complemento ideal para una alimentación sana y equilibrada.

2133361945_9cc40cd56b

Su alto contenido en vitaminas, proteínas y minerales hacen que el consumo de la levadura de cerveza ayude en el fortalecimiento del pelo, las uñas y la piel. Tiene un elevado porcentaje en vitaminas B, lo que hace que este alimento ayude a la regulación del sistema nervioso. La vitamina B es la que le otorga propiedades beneficiosas para la regeneración celular, la protección de la piel y los trastornos oculares, mientras que la vitamina B6 se centra en mayor medida en el buen funcionamiento del sistema nervioso y el hígado.

La levadura de cerveza tiene un fuerte efecto reconstituyente y depurativo. Su consumo habitual favorece el buen funcionamiento del sistema digestivo, ayudando a regular el tránsito y haciendo las digestiones menos pesadas. Además, al ser rica en calcio, ayuda a proteger la estructura ósea y aporta hierro, por lo que es ideal para combatir la anemia. También contribuye a bajar el colesterol y a mejorar la circulación sanguínea, además de ayudar en casos de ansiedad, depresión, insomnio y estrés. Se trata de la mayor fuente natural de Ácido Fólico, y contiene un alto componente de Niacina, Biotina, Fósforo, Calcio y Azufre, lo que ayuda en las actividades celulares.

Sin embargo, la levadura de cerveza está contraindicada para aquellos que padecen gota, enfermedades del riñón, reuma, hiperuricemia, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, ya que, debido a su alto contenido en purinas, puede provocar diarrea y flatulencia.

Por todo ello, la levadura de cerveza se nos presenta como el complemento perfecto para completar nuestra alimentación, especialmente en personas con carencias nutricionales, niños con retraso en el crecimiento, personas con debilidad muscular y mujeres en proceso de lactancia. Puede tomarse en pastillas o en polvo. Su sabor es algo amargo, pero es fácil de disimular mezclándola con zumo o con un yogur, o espolvoreándola en los alimentos.

Fuente Imagen: slayerphoto

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Dietas, Salud