red de blogs cosasde
 
 Comentarios: 0

El cansancio, el stress y las preocupaciones cotidianas hacen que perdamos energías, y que además no tengamos oportunidad de recuperarlas. Hoy en el blog de mujer te mostramos cómo sumar la meditación y el trabajo corporal a una buena alimentación, pueden ayudar al reordenamiento de las fuerzas interiores y recargarnos de vitalidad y bienestar.


Uno de los puntos más importantes al hablar de la filosofía New Age es rescatar el valor de nuestro equilibrio interno. Así, la fuerza y la energía interna deben encontrar cierta armonía para lograr que nuestra vida funcione en un clima de paz.

Es fundamental recobrar la energía para que nuestro cuerpo y mente funcionen siempre a la altura de nuestras necesidades.
La difundida teoría del yin-yang propone el equilibrio constante entre las energías positivas y las negativas. Se trata de ordenar y optimizar nuestras fuerzas interiores en primer lugar y sólo luego recurrir a las fuerzas externas. Primero estar bien tú luego abrirte al exterior y sobretodo no dejar que las agresiones externas ganen terreno ya que abrirás la puerta al agotamiento, enfermedades y al mal humor.

Algunas formas de recuperar las energías desde nuestro ser:

Relajación

Adopta la postura clásica de yoga. Si no eres adepta a esta práctica, concéntrate tomando una posición que te resulte cómoda (sentada o acostada). Una vez lista comienza el siguiente ejercicio: mentalizar un viaje imaginario que la ubique en una situación y en un lugar placentero, por ejemplo una playa. Allí, imagínate disfrutando del sol, el sonido del mar e intenta imaginar que, lentamente, alguien cubre con arena tu cuerpo.

De esta forma un individuo comenzará cubriendo los pies, luego piernas, pelvis, abdomen, pecho, brazos, cuello y cabeza. Dedica el tiempo necesario para cada zona del cuerpo. Luego, piense el proceso inverso imaginando que empieza a desenterrar el cuerpo de la arena también parte a parte. Esta técnica te asegura en 10 minutos una agradable sensación de bienestar, paz y máxima.
Los practicantes de Tai Chi Chuan conocen a la perfección cómo recuperar las energías a través del trabajo corporal. Si no practicas esta disciplina comienza igualmente a recuperar energía realizando meditación en movimiento. Haz movimientos pausados coordinándolos con una respiración profunda y distendida. Al inspirar puedes imaginar que entra en tus pulmones energía vital y que al espirar se van todas las toxinas y la energía negativa y la mala vibra de alguien que te estaba molestando. Estira el cuerpo, mueve el cuello a ambos lados, hacia arriba y hacia abajo, inspirando y espirando suavemente. Haz lo mismo con los hombros primero y luego con cada parte del cuerpo.

Musicoterapia

Sentarte cómodamente a escuchar algo de buena música también devolverá las energías, ya que influirá directamente sobre lo que el Reiki llama chakras o centros energéticos corporales. Loreena Mckenith, Enya, música celta o clásicos como Vivaldi, pueden ser algunas variantes musicales que nos devuelvan la energía perdida. Colócate auriculares y disfruta de los reparadores sonidos para el cuerpo y el espíritu.

Por:

Etiquetas: energía, meditación, pilates, relajación, yoga
Categorías: Belleza

 Comentarios: 0

También te puede interesar

Comentarios (0)

Envía tu comentario
Nombre:  
Email:  
Mensaje: